La cortina de humo que cubre al “sagrado” tabaco por Danitza Pamela Montaño T.


La cortina de humo que cubre al “sagrado” tabaco

Escrito por:

Danitza Pamela Montaño T.

Fuente original del texto:

El Pais Online

Unos pequeños frascos apilados en un viejo estante son el recuerdo del uso medicinal del tabaco, practicado por cientos de años en Entre Ríos. Desde mucho antes en esta tierra predominaba su uso exclusivamente medicinal, el cual se ha extendido hasta nuestros tiempos como parte de las medicinas que nos heredaron los antepasados. Pero según el historiador, tarijeño, Bernardo Trigo, fue en  1900 cuando ingresó la industrialización del tabaco y con ella nació el cigarrillo. 

La cortina de humo que cubre el tabaco en la modernidad lo ha asociado al cáncer y a las enfermedades respiratorias. Pero nuevas investigaciones ponen en debate este cuestionamiento e incluso  sitúan en Tarija el lugar de origen de la planta. Pocas plantas son tan importantes para el chamanismo y las medicinas tradicionales de los pueblos como lo es el tabaco.

Luisa vive en Entre Ríos una calurosa sierra montañosa emplazada en un valle con forma de triángulo alargado de 10 kilómetros de longitud. Sentada en la puerta de su vieja cocina,  se toma una infusión de tabaco mientras cuenta que su abuelo tenía extensos cultivos de dicha planta,  que en 1934 sustentó la economía de la región.  Recuerda que años antes, se trasportaba el tabaco a lomo de animal. “De sólo usarlo de forma medicinal se convirtió en una gran industria y se abrió la primera fábrica de tabaco llamada La Tarijeña”, relata la anciana.

Ella tiene 70 años, su cabello blanco entra sin querer a su pequeña taza de mate, lo saca inmediatamente y camina parsimoniosamente hacia un viejo estante donde innumerables frascos de yerbas reposan. La altura de la antigua vitrina delata la baja estatura de Luisa, quien hace un gran esfuerzo para alcanzar un pequeño frasco.

Sus manos temblorosas extraen del recipiente hojas secas de tabaco. “¿Usted nunca ha tomado esto señorita? es para limpiar el cuerpo”, dice Luisa mientras se ríe de mi asombro. Aprovecha el momento y alardea  de sus diez plantas de tabaco que cultiva en su jardín. “Todos los días me hago secar hojitas, tienen muchos usos medicinales y así era antes que ingrese el cigarrillo”, cuenta con una sonrisa que, por un momento, hace desaparecer sus profundas arrugas.

Revela que hace años había en la región el “estanco de tabacos” que al principio tuvo problemas por  mal manejo económico  pero en la república la industria tabacalera comenzó a levantarse, extendiéndose a toda la región del Chaco.

“Un día sacaron una ley y se terminó la fábrica de tabaco”, cuenta Luisa. Según el historiador Trigo se trataba de la ley del 7 de enero de 1914 que creó el estanco de tabacos, monopolizó la industria, canceló fábricas y determinó la muerte de este reglón de la economía. La propuesta de monopolio fue originada en el Gobierno de Ismael Montes y tenía una duración de 20 años. En el presente la ley ha sido derogada pero Entre Ríos no pudo recuperar lo avanzado. Sin embargo, en Naranjos, Chimeo, Itaú, Tarquia, Salinas y Chiquiacá zonas de cultivo de la planta, el uso medicinal del tabaco persiste.

A Luisa le importa poco la pérdida de la industria, para ella la planta de tabaco es sagrada pues tiene muchos usos medicinales, “es un regalo de los dioses”, afirma. Entretanto nos cuenta que hace poco escuchó que la planta sería originaria de la tierra donde habita, Entre Ríos. “Podría creer esto porque aquí la historia del tabaco es muy larga, Entre Ríos fue la cuna de esta planta que primero se usó para remedio”, asegura.

Esta planta anual de tallo redondo y erecto alcanza los dos metros de altura, sus hojas son lanceoladas de color verde pálido. Las flores poseen una corola compuesta de cinco segmentos finos de color rosado y su fruto encapsula numerosas semillas reniformes alojadas en dos valvas.

El investigador Ramón Puig Doménech  afirma que la planta era considerada sagrada para muchos pueblos indígenas de América del Sur, y su consumo se limitaba principalmente a un contexto medicinal, ritual y sagrado. “La planta del tabaco es una solanácea original y fue conocida por el ser humano hace unos dieciocho mil años”, señala en su estudio.

Hace muchos siglos que en algunas comunidades de Entre Ríos la planta es empleada de diversas formas: fumada, bebida, como rapé, mascada, como pasta para ser chupada, aplicada en las encías o como enema. Hasta hoy acompaña y está presente en todo tipo de rituales y ceremonias de curación.

José Caipiri curandero de “Naranjos” dice que la decocción del tabaco es utilizada  para eliminar los parásitos, como ser piojos y ácaros. “Cura mordeduras y heridas de flecha”, dice. Revela también que la bebida resultante de la decocción en agua de una dosis adecuada de la planta es un potente emético utilizado con mucha frecuencia para depurar y fortalecer el cuerpo y la mente. 

Caipiri explica que la infusión se la realiza sacando hojas frescas de plantas de tabaco, para luego limpiarlas con agua y sacarles cuidadosamente la nervadura principal. Seguido de esto se deben moler en un metate que debe permitir extraer el jugo fresco para recogerlo en un recipiente.

Aunque ahora redujo el cultivo de tabaco en Entre Ríos, la venta en mazo, en su estado natural, persiste en tiendas de la región y algunas familias poseen entre tres a cinco plantas en sus jardines para uso medicinal. 

El Tabaco sagrado

Caipiri dice que es también habitual el uso del tabaco para rituales, es una costumbre que el chamán o curandero sople humo de tabaco sobre el paciente enfermo, principalmente en el área afectada, o para proteger y “limpiar” personas, espacios u objetos.

En estas fechas cuando al tabaco se le ha despojado de cualquier aspecto sacro, como se le reconocía en la América prehispánica, y su veneración ha quedado reducida a la de los adictos a la nicotina, queremos recordar su importancia.

“El tabaco se ha utilizado desde la antigüedad hasta hoy con esta finalidad, y es una práctica adoptada por algunos de los centros pioneros en los usos de la medicina tradicional para el tratamiento de diversas toxicomanías”, dice Armando Cambria, médico naturista. 

Nuevas investigaciones de uso medicinal del tabaco

En 1565 el médico sevillano Nicolás Monardes publicó un folleto llamado Historia Medicinal de las cosas que se traen de Nueva España en el que se indicaban las cualidades curativas del tabaco y que fue traducido al latín, al inglés, al francés y al italiano. Describía los efectos beneficiosos de renovación y limpieza que tenía sobre el cerebro humano, para el tratamiento de “males de pecho”, podredumbre en la boca, malestar de cualquier órgano interno, mal aliento, lombrices, piedras en el riñón, dolor de muelas, mordeduras y heridas de flecha envenenada, picaduras de insectos, cicatrizante y analgésico para cualquier tipo de herida.

En 1828 el descubrimiento del principio activo del tabaco, el alcaloide de la nicotina, provocó una nueva serie de investigaciones y las revistas científicas publicaron los resultados de diversos experimentos realizados con nicotina, que resultó ser un remedio eficaz para tratar desarreglos del sistema nervioso, hemorroides (vía enema de tabaco), malaria, tétanos y antídoto contra la estricnina y otros venenos, como el de serpiente, si se administraban las dosis correctas.

En 2006, el científico chino Zao Bauru, miembro de la Academia China de Ciencias, ha difundido en varias publicaciones especializadas, entre ellas el British Journal of Pharmacology, los resultados de 20 años de estudios acerca de las posibilidades del uso de la nicotina con fines terapéuticos para prevenir problemas neurológicos como el alzheimer o parkinson. También en 2006 se han hecho públicas unas investigaciones realizadas por la Facultad de Biología y Centro de Química Farmacéutica de La Habana en la obtención de una proteína de alta calidad que será aplicada a pacientes con problemas renales y que se encuentran en fase preclínica.

Tabaco versus cigarrillo

Según el análisis del científico e investigador Ramón Puig Doménech, el tabaco es consumido fuera de su contexto ritual, sagrado o medicinal como ocurre con otras plantas consideradas sagradas o maestras por diversas culturas milenarias, como la coca, la amapola, el cáñamo.

Para Doménech los efectos de cualquier sustancia psicoactiva dependen de tres factores condicionantes: sustancia, consumidor y contexto. De hecho, tomado aisladamente, ninguno de estos elementos es susceptible de provocar una patología adictiva, es necesaria la sinergia de los tres.

En sí no hay tampoco ninguna sustancia “tóxica” ya que la toxicidad depende de la dosis, del sujeto que consume, de la forma de consumo y del contexto afectivo, emocional, religioso y ritual.

La especie botánica Nicotiana rustica, utilizada por los chamanes en América del Sur, contiene hasta 18% de nicotina, mientras que el porcentaje de nicotina contenido en las hojas de tabaco tipo Virginia (Nicotiana tabacum) utilizada para los cigarrillos industriales varía del 0,5% a 1% en Europa, y alcanza el 2% en EE.UU.

Ramón Puig Doménech  plantea una seria y profunda reflexión acerca de la  supuesta nocividad e incluso culpabilidad que atribuimos con demasiada frecuencia a ciertas plantas y sustancias, provocada por una actitud simplista que muchas veces exime al ser humano de asumir sus propias responsabilidades en su relación con ciertas sustancias y su consumo.

Como bien indica el famoso orientalista y musicólogo Alain Daniélou, y con la autoridad que le otorga su trayectoria: “Los espíritus de las plantas del cáñamo, del tabaco, de la amapola, de la coca, son divinidades amigas del hombre que permiten suavizar sus sufrimientos; tanto su prohibición como su uso irracional son igualmente erróneos y provocan la malevolencia de las divinidades ultrajadas, que se manifiestan en forma de adicción”.

Posibilidades terapéuticas en el tratamiento de la adicción al cigarrillo

Un hecho sorprendente es el que descubrió Doménech, quien  afirma en su investigación que la acción purgativa del brebaje de tabaco es utilizada como purga orientada a una depuración física principalmente de las vías respiratorias en personas fumadoras de cigarrillos industriales.

Esta afirmación es resultado de un estudio presentado por  Puig Doménech  y que está basado en la observación directa de la sesión purgativa y el seguimiento del proceso curativo en días y meses posteriores.

Durante un periodo de un año, comprendido entre junio de 2006 a junio de 2007, han participado 40 personas (22 mujeres y 18 hombres) de edades comprendidas entre los 24 y los 56 años, la mayoría de los cuales tienen estudios universitarios y desarrollan una actividad profesional.

La mayoría de los participantes objeto del estudio eran fumadores de una media de 20 cigarrillos, con una adicción de 15 años como promedio, destacando algunos participantes que fumaban 40 cigarrillos diarios como mínimo y una minoría no llegaba a los 10 cigarrillos diarios.

Más de la mitad de los participantes consiguió superar el umbral del primer mes sin fumar, considerado el más difícil. Un número significativo de los participantes redujo notablemente el consumo de cigarrillos durante las primeras semanas y en algunos casos de manera permanente.

La planta de tabaco originó en Entre Ríos

Aunque las primeras noticias que dio Cristóbal Colón acerca del origen del tabaco hablaban de una especie proveniente de los territorios Arahuac (al norte y este del continente sudamericano), los estudios del botánico cochabambino Martín Cárdenas y otros científicos revelan que el tabaco se originó en territorio boliviano, probablemente en lo que hoy es el municipio de Entre Ríos del departamento de Tarija. Desde ese rincón, el viento se encargó de esparcir las semillas por todo el continente. Y fueron varios los pueblos que domesticaron la planta antes de la llegada de los españoles”

La historiadora Lupe Cajías revela que en las últimas investigaciones sobre el tabaco, aún poco difundidas, está un dato que merece un estudio cuidadoso. El científico boliviano, Martín Cárdenas, afirma que la planta tan mentada tuvo su inicio en el sur de Bolivia de un cruce botánico, reveló que se encontraron pipas arqueológicas de 500 años antes de nuestra era en el sur de Bolivia, en lo que ahora es Entre Ríos. El dato fue corroborado por el investigador europeo Thomas Harper Goodsped.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *